Etiquetas

* (1) LG (1) LG. * (60) LG* (6) Mundo (1)

lunes, 30 de noviembre de 2015

Los pesos del recuerdo

Quisiera dormir el sueño de las mil noches
para que no venga el tiempo a evocarte ni el la piel ni en la memoria
para no sentir el puñal helado de tu mirada
para no leer la falta de amor en tus palabras
Quisiera dormir mil noches más
para no recordar que alguna vez nuestras sonrisas fueron una sola
para no pensar en cómo me soñabas, ni en cómo te soñé
para no volver a preguntarme ¿Cómo llegamos aquí?
Quisiera dormir toda la pena de este amor menguante y famélico
que se pierde en un laberinto de sin razones y de orgullos
Quisiera despertar sin recordarte, sin conocer tu nombre ni tus sueños
despertar sólo cuando se haya borrado por completo la esperanza de ser feliz contigo

y no decirnos adiós nunca, porque ya no recordaremos el inicio

jueves, 12 de noviembre de 2015

En un laberinto solitario y espeluznante despertó luego de una breve siesta. Sin recordar bien cómo llegó, repasaba la secuencia de imágenes confusas en su cabeza; sólo recuerda sonrisas y alegría aunque se encuentra en medio de una oscuridad maligna, en el fondo del alma de un ser misterioso, encorvado y grotesco, sólo podrá salir de ahí destrozando el corazón de su carcelero, deberá devorarlo por dentro, desangrarlo hasta que caiga; para escapar ocultándose en el último aliento que brote de la criatura perversa.

martes, 27 de octubre de 2015

Sus pupilas se incendiaron en el instante en que se encontraron cara a cara. ¿Dónde habías estado? se reprocharon ambos, segundos antes y después de consumirse con sagrada devoción. Se perderían en un infinito laberinto; ella lo buscaría a cada instante, el la desearía eternamente: En un cálido abrazo jurarian amor por siempre, olvidando que para la pasión son efímeros los juramentos. Morirán en el laberinto, perdidos y escuchando el eco de aquel juramento, que fue una simple broma del tiempo.